Manejo del Dolor

Painful Conditions: Chronic Joint Pain & Back Pain

Manejo de Dolor

Elimine condiciones dolorosas cómo
dolor crónico en articulaciones y dolor de espalda

Por desgracia el dolor crónico es una condición común y un reto tanto para pacientes como para los médicos.

La definición generalmente aceptada de dolor crónico es un dolor que dura más de tres meses o más tiempo de lo esperado por la lesión o trauma que inició los síntomas. Con respecto a dolor crónico muscular, de tendón y ligamento, esta es una de las condiciones más difíciles de tratar en la medicina moderna. Algunos dicen que no hay tal cosa como el dolor crónico; es realmente un dolor agudo que ha sido mal manejado durante meses o años sin curar la causa raíz.

Los tratamientos convencionales aceptados son los siguientes:

  1. El uso de medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos, como aquellos que se venden sin recta Aleve, Advil y Motrin, etc.
  2. La terapia física
  3. Las inyecciones de esteroides tales como corticosteroides, Depo-Medrol y Kenalog
  4. Cirugía

Ninguno de estos tratamientos cambian o promueven de manera efectiva el proceso de curación. Cuando una lesión dura más de lo esperado, nuestro cuerpo suspende el proceso de curación y activa un proceso de mantenimiento. En términos simples significa que el tendón, ligamento o músculo ya no tiene la inflamación, tal como una tendonitis, sino más bien un engrosamiento crónico llamada tendinosis.  Esta es la etapa donde nuestro cuerpo ya no está tratando de curar la herida. Simplemente sigue manteniendo la condición dolorosa. Medicamentos anti-inflamatorios no esteroides en realidad pueden inhibir el proceso de recuperación de forma aguda al detener el mecanismo natural del cuerpo para curarse. Los corticosteroides pueden proporcionar alivio del dolor a corto plazo, pero en realidad también inhiben la curación.

Hace más de 60 años, el Dr. George S. Hackett, un cirujano general, comenzó a usar inyecciones con una solución irritante para reparar las articulaciones y las hernias. El Dr. Gustav Hemwall MD aprendió esto en una reunión médica y comenzó a capacitarse con el Dr. Hackett en su consultorio para aprender la técnica conocida como "escleroterapia."  La idea inicial fue provocar una  cicatrización del tejido, lo que a su vez provocaría apretar los tendones y los ligamentos. Originalmente, las soluciones utilizadas eran tóxicas para el tejido, lo que sin duda causaba cicatrización. Al evolucionar la técnica, la solución preferida fue una solución de dextrosa (azúcar extracto de maíz).  Se utilizó una solución de entre 15-25% que no ocasionó cicatrices, sino por el contrario re-inició el proceso de curación del tejido conectivo, liberando sustancias químicas que utilizan nuestro cuerpo de forma natural para curarse.

Personas con esguinces y torceduras comunes pueden beneficiarse de esta técnica de curación.

La mayoría de los seguros no cubren las inyecciones de proloterapia, aún considerándolo como no probada (Dr. Mahl es una prueba de sus beneficios en vida), sin embargo la investigación moderna está demostrando que hay una mejora significativa con Proloterapia, en particular para  condiciones tales como las caderas, la espalda, el codo de tenista, codo de golfista, rodillas, tobillos y otras. Los corticosteroides si son cubiertos por las compañías de seguros, como la cirugía y cirugías, y es la razón por la cual se recomienda este tipo de tratamientos 98% del tiempo, pero hay poca evidencia que demuestre que en realidad aumentan la función o que a la larga reducen el dolor. El Dr. Christopher Centeno, en su libro Ortopedia 2.0, habla de la falta de evidencia de nivel 1 (ensayos clínicos controlados aleatorios) para la artroscopia articular, cirugía de microfractura, reparación del labrum, todas las cirugías de columna (incluida la fusión, laminectomía y discectomía), tenotomía, cirugías de realineación (osteotomía tibial alta, lanzamientos laterales), reparación del manguito rotador, reparación de ligamentos, y la artroscopia o desbridamiento quirúrgico, los ajustes quiroprácticos, acupuntura, masaje y mayormente la terapia física.  Él afirma que "estos procedimientos quirúrgicos y propuestas no quirúrgicas, carecen de un riguroso sustento científico que demuestre que son efectivos."

¿Qué puede esperar alguien de la Proloterapia? En primer lugar, el Dr. Mahl necesita para hacer un diagnóstico preciso y determinar si la lesión responderá a Proloterapia. Además, la persona debe abstenerse de cualquier medicamento anti-inflamatorios, productos como aspirina o similares a la aspirina, medicamentos anticoagulantes o agentes inmunosupresores, tales como la prednisona que se utilizan en condiciones tales como la artritis reumatoide. Fumar parece inhibir la eficacia de proloterapia, y de ser posible, esto se debe suspender. Además, el apoyo nutricional antes de cualquier inyección es muy importante. Esto incluye los bloques de construcción que ayudan a restaurar el tejido lesionado, tales como proteínas, ácidos grasos esenciales y vitamina C por nombrar algunos.

Una vez que el Dr. Mahl ha determinado si la persona es candidato para la Proloterapia, el individuo es nuevamente informado del procedimiento.  La técnica implica la limpieza de la piel alrededor de la zona afectada con una solución bactericida, luego, utilizando una pequeña aguja, las zonas a tratar serán anestesiados con una pequeña cantidad de medicamento anestésico, generalmente lidocaína o procaína. A continuación, el Dr. Mahl utiliza otra aguja para inyectar en los sitios específicos de lesión, la inyección de pequeñas cantidades de solución de dextrosa. Estos sitios han sido identificados por los doctores Hackett y Hemwall.  Un individuo puede esperar la mejora en los próximos cinco a siete días.  Todo el proceso de curación puede tardar hasta seis semanas. Por desgracia, la lesión puede ser tal que se requiere más de una sesión de proloterapia. En ocasiones, puede requerir hasta seis sesiones de tratamiento, aunque esto es raro. Las áreas que responden a tales inyecciones de proloterapia incluyen el síndrome de la articulación temporomandibular, dolor de cuello, dolor de hombro, dolor en el codo, dolor en la muñeca, dolor de cadera, dolor de rodilla, dolor en el tobillo, y dolor de espalda, sacro-ilíaca y similares.

Las complicaciones de la proloterapia incluyen irritación local, y en raros casos, infección. Una técnica estéril se utiliza, de modo que los riesgos de la Proloterapia no son mayores que los de cualquier otra inyección a través de la piel. En las manos de un experto en la materia como el Dr. Mahl, puntos de referencia anatómicos se utilizan por lo que las posibilidades de lesionar estructuras como una arteria o vena son muy poco frecuentes, y cuando es necesario, las inyecciones se pueden aplicarse utilizando la guía de un ultrasonidos o bajo de rayos X usando un fluoroscopio de brazo C.  La solución de proloterapia es absorbido por el cuerpo y no aumenta el azúcar en la sangre o empeora la diabetes.

La proloterapia ha sido aceptado y utilizado en todo el mundo. En Estados Unidos, instituciones como la Clínica Mayo y la Escuela Médica de Harvard lo usan de manera rutinaria.  El Dr. Joanne Borg-Stein, director médico del Centro de Rehabilitación Spaulding-Wellesley en Wellesley, Massachusetts, que forma parte de la Escuela de Medicina de Harvard, habitualmente utiliza esta técnica y le resulta eficaz en pacientes cuidadosamente seleccionados.  Me he entrenado con la Academia Americana de Medicina Ortopédica y tuve la suerte de ser parte de un viaje de misión médica en áreas rurales de México, al sur de Cancún, en cuyo momento, tratamos a más de 700 pacientes con proloterapia.